Hay que saber tomar notas y saber aprovechar las TIC

Por Juan Lapeyre, especialista en Investigación y Desarrollo de Aprendizajes y Buenas Prácticas con TIC en el Ministerio de Educación del Perú y bloguero de EDUTEC-PERÚ

apuntes DESTACADA

Tomar notas puede ser una forma de registro (sustituto de la memoria) o una forma de sistematización (síntesis y experiencia). Si dispongo de dos tipos de medios distintos para tomar notas, debe ser claro la finalidad de tomarlas. Generalmente, se cumplen ambas. Lo óptimo depende de si el tema es complejo, de la capacidad de síntesis de la persona, de su conocimiento previo del tema y, en la medida que hay un resultado concreto, de la capacidad de la persona para aprovechar el medio que usa. Si lo hago con lápiz y papel, la síntesis puede ser mejor hecha realizando gráficos. El lápiz y el papel no es un buen medio para el registro fidedigno, es básicamente un ejercicio de escritura y diagramación. No hay otra forma para tomar notas. Con las TIC, puedo hacer ambas: el registro fidedigno y la sistematización.

Sucede que apareció un estudio que aparentemente refuta esto. Pero según este otro artículo, con el que estoy de acuerdo, los investigadores sacan conclusiones no sostenibles de su propio estudio: “I am not criticizing Mueller and Oppenheimer’s research, only the implications they draw from it. The correlation between laptop use and verbatim note taking is incredibly useful information for it allows educators to address how students use their tools. It certainly does not suggest that laptops are “harm[ful]” or should be restricted. The “pen” is not “mightier than the keyboard”[1].

Creo que el asunto es saber aprovechar el medio. Por ejemplo, puedo tomar notas con Evernote, de tal manera que puedo escribir con el teclado, grabar la exposición o dibujar a mano alzada. O puedo tomar notas con una extensión de Chrome que se llama editoy Writer que funciona como Storify, es decir, no solo permite escribir, sino adjuntar sobre la marcha datos extraídos de fuentes de información en línea. Y puedo trabajar con varios programas a la vez, para tomar notas, por ejemplo, usando un software de mapa mental como Xmind o FreeMind, con los que se pueden usar atajos de teclado y, al mismo tiempo, ir estructurando un resumen complejo, una sistematización mucho mejor que el simple tomar notas a mano. Pero, y ahí está el problema y la confusión, se requiere un usuario experto, que haya interiorizado el medio, que conozca el entorno virtual y sepa sacarle provecho. Así que lo que en el fondo esa investigación ha medido es el grado en que los estudiantes no saben sacar provecho a sus laptop (que es lo que afirma el artículo que cito).

La conclusión es que se requiere otro tipo de alfabetización digital, que no se reduzca a manejar el aparato y hacer tareas básicas con él, sino a una que permita y estimule al estudiante a encontrar distintas actividades cada vez más complejas como nuevos contextos de uso, donde se vea el aprovechamiento de las TIC, es decir, la capacidad del estudiante para imaginar nuevas posibilidades y no repetir maniobras ya conocidas. Es decir, debo enseñarle a aprender y desarrollar estrategias efectivas en los entornos virtuales y no entrenarlo en el manejo de un software específico. El artículo analizado, del que muchos han comentado, se titula “El lápiz es más poderoso que el teclado“.

Enrique Dans escribió un par de artículos (Artículo 1  y Artículo 2) dedicados a la decisión de Finlandia de dar más peso al manejo del teclado que a la caligrafía (decisión con la que estoy totalmente de acuerdo, por todo lo que menciono previamente). Estos artículos están vinculados con este tema. En la medida que nuestro mundo se vuelve de entornos virtuales y dispositivos, la relevancia de lo manuscrito no está relacionada con el aprendizaje sino con la creatividad. Lo que antes aprendíamos de un modo, ahora se distribuye en otro tipo de actividades, pero, a la vez, estamos aprendiendo nuevos trucos. Estamos cambiando el mobiliario de nuestra casa para hacerla más cómoda. Escribir a mano es, para mí, un estímulo sensorial muy apreciado, pero no es tan productivo para generar conocimiento estructurado compartible, es decir, no permite visibilizar mi conocimiento para otros y para mi memoria frágil como los hace las TIC. Es una nueva división del trabajo intelectual simplemente.


[1] Traducción: <<No estoy criticando la investigación de Mueller y Openheimer, solo la implicancia que sacan de eso. La correlación entre el uso de la laptop y tomar notas “al pie de la letra” es información útil que permite a los profesores orientar a los estudiantes sobre cómo deben utilizar sus herramientas. Ciertamente no sugiere que las computadoras portátiles sean “dañinas” o deban restringirse. El “lapicero” no es “más fuerte que el teclado”>>.

2 thoughts on “Hay que saber tomar notas y saber aprovechar las TIC

  1. Pingback: Hay que saber tomar notas y saber aprovechar la...

  2. Teofila

    Es interesante conocer sobre el uso de las TIC en el proceso de enseñanza aprendizaje, para mejorar el interés y el rendimiento académico de los estudiantes.

    Reply

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>